Sunrise in Switzerland. INSTAGRAM: daventuree
Photo by Dave Ruck / Unsplash

La primera vez que me encontré con el Estoicismo fue hace casi dos años, cuando estaba lidiando con ataques de pánico. Los médicos me recomendaron medicamentos, pero no me gustó el hecho de estar sedado. Así que comencé a buscar en internet respuestas.

Este fue uno de los momentos más difíciles de mi vida.

Pero cómo empezó?

Estaba trabajando en una startup llamada Mandao. Un día normal de trabajo de la nada empecé a sudar, mi visión se volvió borrosa, mi corazón empezó a latir rápido. Yo en mi mente que me esta pasando, salí de trabajo a la oficina de mi papá. Le dije que fueramos al doctor a ver que me estaba pasando.

En el viaje a de la oficina de mi papá al doctor sentía que me iba a morir. Le digo a mi papá que parara el carro ya que de la nada tenía miedo.

Luego llego al doctor, le digo que me sentía super mal. Y me dice que solo tenía el pulso un poco acelerado, pero no me dijo que realmente tenía. Solo me recomendó un sedante.

En las próximas semanas, los eventos seguían sucediendo. No quería ir en carro ni estar con mucha gente. Sentía que no podía respirar y tenía miedo de que volviera a dar otro ataque de pánico.

Y pensaba… ¿Cómo yo que siempre me he considerado optimista le estaba pasando esto?

Pero después de todo, soy un desarrollador. Me gusta analizar y resolver problemas, así que pensé, resolvamos este problema. Me pasé meses tratando de averiguar cuál era la causa de mis ataques de pánico. Luego recordé que mi mentor le había sucedido una situación similar, busque un articulo que escribió sobre “panic attacks”. Fue entonces donde descubrí el concepto de “mental health” y una filosofía llamada Estoicismo.

Empecé a investigar sobre esta filosofía, y encontré una frase que realmente me impactó.

“We suffer more in imagination than in reality.” — Seneca

Esta frase cambió mi punto de vista de cómo miraba las cosas.

Me dí de cuenta que tenía conflictos que no quería resolver. Pero fue el inicio de mi journey de self-discovery.

Reconocí que tenía muchas que cambiar y que sería difícil pero estaba en una misión de cambio. Los cambios empezaron progresivamente desde mis hábitos, mi mentalidad y mi dieta.

En este proceso de cambio, encontré un video muy interesante. En donde encontré un ejercicio súper valioso llamado Fears Settings, donde aplicaba el Estoicismo de manera práctica. Me enseño a cómo prepararme para la adversidad. A observar objetivamente las posibilidades, consecuencias y a cómo reparar los posibles daños.

Tuve que reinventarme e implementar nuevas maneras de hacer e interpretar las cosas, pero lo que realmente resolvió el problema fue tener conversaciones difíciles y perdonarme por mis errores.

Esta es otra frase que también me ayudó a tener perspectiva y tener ese coraje de enfrentar mis miedos.

“Hard choices, easy life. Easy choices, hard life.” ― Jerzy Gregorek

Aquí hay algunos puntos clave que me ayudaron:

  1. Enfrentar mis miedos.

2. Tener a un amigo con quien contarle lo que me estaba pasando. Tener apoyo emocional siempre es importante para superar estas situaciones.

3. Aceptar mis errores. Aprender a no juzgarme.

4. A soportar dolor y ver en eso que existe un propósito.

5. Empezar a escribir en mi daily journal. Esto me dio mucha claridad y desahogo de todos esos malos pensamientos, para ver que realmente no tiene poder sobre mí y también tener en cuenta que yo no era mis pensamientos.